Creatividad Conectada: la intersección del crecimiento personal y la creatividad

Daniel Vázquez

In Coaching, Creatividad Conectada Posted

Cuando terminé la carrera, me sentí decepcionado porque no sentía que el método que seguimos las personas de aprender desde la guardería, colegio, instituto y universidad nos prepare realmente como deberíamos, ni profesional ni personalmente. En muchas otras materias hay muchos diamantes por pulir, no solo vale lo que nos dicen los libros. Hay una gran parte que es contenidos teóricos, y otra gran desconocida es a nivel actitudinal, que es en la que creo que hay mucho trabajo por hacer. Tanto de pequeños como de mayores… Pero aquí estoy para hablar contigo, como adulto, a trabajar con lo que ya tienes. No te voy a pedir que te matricules en ningún máster más ni que aprendas 30 idiomas ni que sepas hacer el pino puente. Vamos a trabajar con los recursos que hay ahora mismo en tu vida.

Para encontrar el equilibrio, viene muy bien centrarse primero en uno mismo y recolocarse. Que el ser humano sea un ser social no quiere decir que solo haya que hacer cosas en grupo; adaptarse demasiado a los demás también es negativo, porque eso supone perderse en los demás y desaparecer como individuo. De ahí que primero vayamos a buscar en nuestra propia individualidad primero nuestro potencial personal, único e intransferible, para ir luego a cómo nos relacionamos con los demás y creamos cosas partiendo de una base sólida y contundente.

Otra cosa es que alguien tenga una identidad muy enlazada a hacer cosas en grupo y que lo que él haga sea capaz de arrastrar y liderar grupos con otras personas que hagan lo mismo. Eso no significa que todos tengan que seguirle el juego ni ser como él. No todo en la vida es liderar grupos y hacer cosas en grupo. Hay que ocuparse de la esencia individual de cada uno, ya que luego cuando se junta con las de los demás, todo eso hace un «todo» más grande, que incluye las potencialidades de cada uno de sus miembros y es más que la suma de todos ellos.

Mi experiencia desde pequeño hasta el día de hoy creo que es sustancial como para compartir algunas cosas con vosotros y así contribuir al desarrollo personal y profesional de las personas.

Buscando trabajo y futuros másters me di cuenta de que no existía algo con lo que yo me identificara: ni como rol de trabajo, ni como formación profesional para la profesión que yo mismo estaba creándome, así que decidí lanzarme y «crear mi propio máster» a lo largo de los años con diferentes formaciones, experiencias, procesos de transformación y en general… Todo un proceso de evolución que fue tocando las diferentes partes de mi existencia: dieta, ejercicio, formación, psicoterapia, coaching, fisioterapia, Reiki, Yoga, canto, baile, diseño…

He hecho muchas cosas a lo largo de mi vida para al final llegar a una serie de conclusiones que son transversales a todas ellas, de las que destaca el cuidado de uno mismo y la coherencia interna como persona.

Todo me acercó a cuidarme a mí mismo y a alinear lo que pienso, lo que siento y lo que hago. Y es desde ahí, cuando lo que haces respira esa coherencia, desde donde salen cosas muy diferentes y donde empieza la verdadera Creatividad (la pondré en C mayúscula, ya que creo que no es lo mismo crear sin ese alineamiento). Sin que yo hiciera nada específico para llamar la atención, eso ya estaba creando una reacción en las personas de mi alrededor, que veían que algo se estaba moviendo y se acercaban sabiéndolo o no… pero algo les atrajo porque veían a alguien coherente.

Todo lo aprendido me acercó a cuidarme a mí mismo y a alinear lo que pienso, lo que siento y lo que hago

A este método le he llamado “Creatividad Conectada”: lo defino como una forma de comunicarse y ejercer la creatividad personal y profesional siendo asertivo, potenciando tus talentos, sin quemarte y viviendo tu vida aprovechando la luz y el poder de tu fuego interior. Es creatividad integrando crecimiento personal y comunicación; creo que en muchos libros sobre Branding, Coaching y Comunicación se tocan cosas de cada palo, pero a mí me parecía esencial unirlo todo de alguna manera, puesto que es una forma muy diferente de crear.

Crear desde el equilibrio personal con uno mismo tiene un aroma diferente y es incluso hasta sanador (tanto para uno mismo como para los que rodean al sujeto creativo conectado), porque todo lo que creamos parte de una esencia coherente y respetada tanto por nuestra mente, nuestras emociones y nuestro cuerpo.

¿Y cómo se hace todo esto?, os preguntaréis. Pues os iré contando algunos detalles y tips en próximos posts del blog 🙂

0 Comments

Leave a Comment